Negligentemente unos pocos días por palabras.