De fracaso absoluto, eres un revoltijo.